Un poema de Jéssica Tomé

img_20161027_223233

 

 

 

 

 

 

 

Siempre me brinda una particular alegría encontrar libros geniales, ir descubriendo lo que otros, también en otras latitudes e incluso en otros idiomas, escriben. Una de mis recientes alegrías de lector ha sido el libro “Os filhos de Marx e da Coca-Cola” (Los hijos de Marx y de la Coca-Cola), primer poemario de la portuguesa Jéssica Tomé (1994) que ha sido publicado este mismo año por la editorial Alfarroba. De este maravilloso libro he querido compartir en el modesto espacio de este blog el poema “Manifesto” (Manifiesto) con el que Jéssica inicia, de excelente forma, su primer libro y que marca el tono del resto de poemas que lo integran.

 

MANIFIESTO

 

La alfabetización del FIN DEL MUNDO sólo será posible si está

basada en la siguiente idea:

TODO ES EN VANO.

Resuelvan de una vez su sofisticación importada y su

fama casera,

La mayor plaga de la tierra es la auto-devoción.

Dejen renacer a FÉNIX al Este del Paraíso

Para que les hable sobre la caída del Imperio

Y antes que llegue el Día del Juicio

Vengan a saber que desde el inicio se cuenta el final.

Volvamos a aprender el significado de EXTRAORDINARIO,

Para acabar con todo lo que se dice <<normal>>.

Destronemos dicha arte que reina hace más tiempo del necesario

E implantemos en su lugar la LÚCIDA VISIÓN DE LA LOCURA

que dicen es fatal.

Violemos las Órdenes Silenciosas que amenazan destruir todo lo

que nos es querido

Corrompiendo nuestra VOLUNTAD con la excusa de

la globalización,

Para que dejemos de apoyar los principios megalómanos en

que el sistema se encuentra sostenido

Con nuestra sumisión voluntaria.

Sólo el DESORDEN DE LOS SENTIDOS por medio de

EXPERIENCIAS DOLOROSAS

Adquiridas en el simple acto de VIVIR pueden llevarnos al

conocimiento del <<YO>>.

Es durante el TRANCE NATURAL del momento creativo que

tenemos acceso a las avenidas misteriosas

Donde se encuentra la compleja sustancia que nos define, pero

que nuestra razón escondió.

Sustituyamos con palabras la estática de los medios de

comunicación existentes

ALTEREMOS EL ORDEN DE LAS COSAS para que sea

revelada la VERDADERA EXPRESIÓN DEL SER

Y del CAOS aparente surjan IDEAS EXACTAS y COHERENTES

Como armas en la DENUNCIA de todo aquello que está mal, pero

que la mayoría finge no VER

Por último, es preciso encontrar la PAZ en la noción de que

EL ALMA NUNCA QUEDARÁ SACIADA,

Que no somos quienes creemos que somos, sino OTRO

ALGUIEN,

Y que sin el derecho al SILENCIO, de la LIBERTAD no queda

nada.

 

Amén.

 

(Traducción de Alejandro J. Rodríguez Morales)

Advertisements

Un país poema

homemapletters

Un país poema

 

Para refugiarse de tantas cosas,

ocultándose en sus palabras.

Sabiendo que es también el lugar

de todo lo imaginable,

que es, a la vez,

el país más libre del mundo,

el más seguro,

el más luminoso,

el que uno anhela

para vivir y para morir,

el que puede tener

todas las estaciones

o no tener ninguna,

el que carece de fronteras

y leyes de inmigración,

uno que no pide visas,

ni tan siquiera pasaportes,

uno que sin embargo

cobra también impuestos.

Quien lo escribe, inevitablemente,

siempre dejará en él

una parte de sí mismo.

 

(Alejandro Rodríguez Morales)

 

[Poesía de Portugal] Un poema de Ana Cunha

nataliefoss

(Ilustración de Natalie Foss)

Como siempre, es un placer para mí poder presentar en este modesto espacio algunas de las traducciones que hago de poemas escritos en otros idiomas como el portugués. En esta oportunidad quiero compartir acá un poema de Ana Cunha (Lisboa, 1993), titulado “Carta a nosotros”, cuya lectura disfruté gracias a una antología de jóvenes poetas que tuve la oportunidad de adquirir en un reciente viaje a Lisboa. Sin más, mi traducción del referido poema de esta joven y maravillosa poeta portuguesa.

 

Carta a nosotros

 

Sabes,

un día tuvimos tantas galaxias por hacer implosión en nuestras manos.

Tuvimos fuerza para abrir cualquier puerta

y besábamos todo,

pequeños en un mundo tan grande.

Y juntos luchábamos con todos los demonios

enjaulados en la mente.

 

Pero ahora

liberamos todas las aves de nuestra mirada,

diciendo adiós.

 

Nuestros labios están cansados y secos.

El mundo fue nuestro, lo sabemos,

pero al poco vuelve a sernos desconocido.

Las puertas que nos juntaron cierran,

cedieron los brazos cansados,

se apodera el miedo.

 

Sabemos la verdad.

Los caminos que seguíamos ya no nos traen nada,

a no ser cenizas de lo que fuimos.

 

Tú exhalas en mí

“Todo va a estar bien”

y yo repito en mi mente

ese pequeño mantra nuestro.

 

Ahora que estas galaxias mueren

y nuestras manos se sueltan,

sé que todo es así,

morir para vivir.

 

Al final,

hay pedazos de nuestra geografía

marcados por la ausencia que cada uno deja

en la cama del otro.

Intento ver el futuro como me lo enseñaste:

exhalación en el pecho,

pies en el suelo,

ojos al frente.

 

(Traducción de Alejandro Rodríguez Morales)

El poema a tu lado

JeanLouisMeissonier

 

 

 

 

 

 

(Pintura de Jean-Louis-Ernest Meissonier)

 

Buscas el poema
y solamente después de un tiempo
te percatas
que ha estado al lado tuyo
incluso desde antes
de que iniciaras las búsqueda,
que a pesar de ello
tu mirada simplemente lo omitía.
No se trata de desprecio
sino de descuido,
aún así sus letras
reciben dóciles
el movimiento de tu mano
que las coloca en la página
para que no vuelvas a perderlas de vista.

(Alejandro Rodríguez Morales)

Un poema de Patience Carter, sobreviviente del tiroteo en Orlando

vlcsnap-7917-030

Patience Carter, de 20 años de edad, fue una de las víctimas del tiroteo en la discoteca Pulse, de Orlando, Estados Unidos. Logró sobrevivir al disparo que recibió en una pierna. Como se sabe, 49 personas no lograron salir con vida del lugar, convirtiendo a este tiroteo en el más mortal de la historia de los Estados Unidos. A continuación la traducción que he hecho del poema leído ante los medios por la propia Carter.

 

La culpa de sentirse agradecida de estar viva es pesada.

Querer sonreír por haber sobrevivido pero no estar segura si las personas alrededor están listas.

Mientras el mundo se enluta, las víctimas son asesinadas, y cruelmente masacradas, me siento culpable por gritar acerca de mis piernas en dolor porque no puedo sentir nada

Como los otros 49 quienes no fueron tan afortunados de sentir este dolor mío.

Nunca pensé en un millón de años que esto podría pasar.

Nunca pensé en un millón de años que mis ojos pudieran presenciar algo tan trágico.

Viendo las almas dejando los cuerpos de los individuos.

Viendo el arma del asesino atravesar mi periferia derecha.

Viendo la sangre y los escombros cubriendo los rostros de todos.

Viendo los pies del tirador bajo la cabina mientras pasa.

La culpa de sentirse afortunada de estar viva es pesada.

Es como el peso de las paredes del océano estrellándose descontroladas por la sobrecarga.

Es como estar drogada a través del césped con una pierna destruida y ser lanzada en la parte de atrás de un Chevy.

Es como ser llevada de urgencia al hospital y te digan que vas a lograrlo cuando a tu lado hay individuos cuyas vidas fueron tomadas brutalmente.

La culpa de estar viva es pesada.

 

(Traducción de Alejandro Rodríguez Morales)

La casa sola

lonelyking_blog

(Ilustración de Don Clark)

Está como sola la casa

siempre

después de cierta hora

de la noche,

esa en la que prevalece

el silencio

y el millar de pensamientos

que lo acompañan

y el millar de ruidos desconocidos

que vienen con él.

Está como sola la casa

siempre

a cierta hora de la noche,

y aunque no esté sola

y en realidad sea uno

quien lo esté.

 

(Alejandro Rodríguez Morales)

Los Libros del desasosiego de Fernando Pessoa

IMG_20160409_104328

Hace algún tiempo una amiga me escribía preguntándome acerca del Libro del Desasosiego de Fernando Pessoa; concretamente me consultaba si acá en Caracas era posible conseguirlo. Su pregunta, lamentablemente, era muy válida dado que estamos pasando por una época en la que varias librerías han tenido que cerrar, algunas distribuidoras de libros han debido dejar de operar en el país y las librerías que siguen abiertas cada vez reciben menos libros del extranjero e incluso nacionales.

Le respondí, entonces, que por fortuna los lectores caraqueños contamos con la Librería Estudios, que ha procurado, con mucho esfuerzo de la propia librería y del excelente librero y amigo Jesús Santana, seguir teniendo en sus estantes novedades y clásicos de la Literatura que no se editan en el país. Así, le comentaba a mi amiga lectora que allí, hacía cierto tiempo, habían recibido una de las ediciones más recientes (en español) del Libro del Desasosiego, a saber, la publicada por la Editorial Pre-Textos en España (actualmente está disponible la edición de Acantilado). Le decía asimismo que hay varias ediciones, distintas, del Libro del Desasosiego, y que en todo caso esa era una excelente edición que le recomendaba adquirir.

Luego de esa conversación me quedé pensando en la existencia de esas diversas ediciones del Libro del Desasosiego, valga decir, uno de los libros que más aprecio y al que vuelvo siempre, siendo, por otra parte, que me he dedicado a adquirir esas varias ediciones que se han publicado de esta obra esencial de Fernando Pessoa.

En efecto, a la fecha he logrado incorporar a mi biblioteca 10 distintas ediciones del Libro del Desasosiego (ver la foto que acompaña este texto), si bien en realidad dos de ellas son simplemente las traducciones de algunas existentes en el idioma de Pessoa, su patria, el portugués (concretamente las ediciones de Richard Zenith – cuya traducción publicó Acantilado – y la de Jerónimo Pizarro – cuya traducción publicó Pre-Textos). Excluyendo entonces dichas traducciones podría decir que tengo 8 ediciones diferentes, vale decir, que difieren entre sí bien en cuanto a la ordenación de los fragmentos, bien en cuanto a la extensión del propio libro así como respecto al descifrado de algunas palabras no tan sencillas de leer en las múltiples páginas manuscritas que nos legó Pessoa.

Ahora bien, al llevar a cabo el intento de comparar los distintos “Libros” del Desasosiego (lo que ha sido un maravilloso ejercicio que he querido hacer dadas las diferencias, a veces muy notorias, entre las diversas ediciones), lo primero que debo mencionar es que ciertamente resulta difícil escoger una de ellas como la mejor, aunque es indudable para mí que, ya sea la de Zenith (publicada en portugués por Assírio & Alvim) o la de Pizarro (publicada en portugués por Tinta da China), siempre serán preferibles las versiones en portugués sobre las traducciones (ya existentes) al español, por buenas que ellas puedan ser.

De alguna forma me parece que la de Zenith (quizá una de las más difundidas) es más poética en su ordenación, vale decir, hay algo especial en la forma en que se van sucediendo los fragmentos que conforman la obra que la dotan de una cierta musicalidad que el lector puede apreciar. Esta ha sido la edición traducida por Perfecto Cuadrado para Acantilado, que de alguna manera mejora la edición de Zenith al añadirle numeración a los fragmentos, detalle no existente en la publicada por Assírio & Alvim.

Por su parte, la edición de Pizarro atiende a un orden cronológico, lo que no quiere decir necesariamente que Pessoa hubiese querido que el orden fuera específicamente ese, pero que plantea una variante interesante para aproximarse conforme a dicho criterio cronológico a la construcción de este libro por su autor (o sus autores). Además, preserva la ortografía original, lo que es una especie de curiosidad literaria, pero que también me parece un detalle interesante. Esta ha sido la edición traducida recientemente (a finales de 2014) por Antonio Sáez Delgado para Pre-Textos.

Tanto la edición de Zenith (en español Cuadrado) como la de Pizarro (en español Sáez Delgado) son maravillosas y hacen su aporte a la comprensión de la gran obra pessoana.

No obstante, hay ediciones en español que no coinciden en su totalidad con ninguna edición en portugués y que por obra de los traductores, entonces, han introducido variaciones, tanto en el número de fragmentos que componen el libro como en el orden de los mismos. Así, las ediciones de Ángel Crespo (publicada por Seix Barral, siendo la primera en nuestro idioma – antes que la de Cuadrado en Acantilado –, y por lo tanto probablemente la más difundida) y la de Manuel Moya (publicada en 2010 por la editorial Baile del Sol y ahora reeditada por Alianza)).

Ambas ediciones españolas cuentan con una ordenación distinta y es posible afirmar que también son bastante buenas, especialmente la de Crespo, a la sazón uno de los más reconocidos estudiosos de la obra de Pessoa.

Algo parecido ocurre con dos peculiares ediciones, en italiano y en inglés, que no siguen al pie de la letra las ediciones portuguesas, de las que se distancian bien por la distinta cantidad de fragmentos que la conforman (como es el caso de la edición italiana de Piero Ceccuci) o la ordenación, podría decirse casi arbitraria, de los mismos (como es el caso de la edición en inglés de Maria José de Lancastre).

Por otra parte hay una edición, la publicada por la editorial Funambulista y realizada por Luis Morales, que lleva a cabo una antología del Libro del Desasosiego, de modo que se suprime una gran cantidad de fragmentos y que procura entonces presentar esta obra al público lector “no iniciado o con prisa”, como lo anuncia la propia contraportada de esta edición.

Finalmente, hay una edición particular, a la que he accedido a principios de año, que me ha dejado impresionado, en el mejor sentido del término. Se trata de la edición más reciente, en idioma portugués, de esta maravillosa obra; la realizada, apenas el año pasado, por Teresa Rita Lopes, y que se titula “Livro(s) do Desassossego”, sí, en plural, ya que por primera vez se incluyen 3 libros en uno, a saber, los firmados por los semi-heterónimos Vicente Guedes, Barão de Teive y Bernardo Soares.

Esto es ciertamente genial, y tiene mucho sentido que sea así, dado que lo que escribió el Barão de Teive en verdad pertenece al corpus del Libro del Desasosiego (por tener el mismo estilo diarístico/narrativo/filosófico que éste y por su inserción temporal – 1928, un año antes de la aparición de Soares – en la escritura del mismo). No se trata, pues, de algo aislado como hasta ahora se había hecho creer a los lectores al dejarlo fuera como una especie de texto huérfano; incluso podrían tomarse los fragmentos del Barão de Teive y colocarlos dispersos entre los de Soares o Guedes, y ciertamente no resultarían ajenos o extraños al decir de ambos, diferentes pero, al fin y al cabo, Pessoa(s) todos.

Por otra parte, el orden, numeración y descifrado (esto siendo de gran importancia) de los textos que realiza esta gran estudiosa de Pessoa en la edición referida son, para mí, un maravilloso acierto que incrementa en mucho el placer de leer este libro inagotable.

Es por todas estas cosas que considero, luego de leer las distintas ediciones que tengo del Libro del Desasosiego, que la realizada recientemente por la reconocida investigadora pessoana Teresa Rita Lopes (Global Editora, 2015) es la mejor de que uno pueda hacerse y la que prefiero ante todas las demás. Esto, al menos, en idioma portugués.

Si hablamos de las ediciones disponibles en español, entonces, debo decir que cada una de ellas tiene algo especial que me hace apreciarlas. No obstante, la de Ángel Crespo me parece la mejor en cuanto a la traducción en sí misma; la de Perfecto Cuadrado me parece la mejor en cuanto su ordenación y la de Pizarro me parece la mejor en cuanto al interés académico con que puede leerse. Hay, pues, para todos los gustos y todos los fines.

(Alejandro Rodríguez Morales)