Un poeta, una desconocida y una librería de libros raros y usados

Digital image

(Rui Pires Cabral, Portugal, 1967)

En esta ocasión quiero presentarles mi traducción de otro poema, que adoré, del libro “Morada”, de Rui Pires Cabral. Este breve texto es una genial historia, porque la poesía también sirve para contarnos historias, sobre todo si son hermosas como la que nos cuenta aquí el poeta portugués, una en la que él mismo es protagonista junto a una desconocida de la que apenas sabe su nombre y su domicilio, “Shirley Ann Eales”, y una librería de libros raros y usados, como la Librería El Buscón, acá en Caracas, a la que dedico esta traducción y en la que he encontrado muchas veces verdaderas joyas.

 

SHIRLEY ANN EALES

 

En la vitrina se lee Libros Raros

y Usados bajo el azul inclinado

de un toldo – justo en frente

de la frígida cafetería de franquicia

donde el día maltrata el deseo

y no se puede fumar. Subo

a los pequeños gabinetes

zambullidos en el dulce moho

de la literatura y recorro de la A

a la Z los lomos ásperos

 

y agrietados de poesía. Es el sitio

más vacío de noviembre

y el que más me reconforta;

el libro que elijo, por la mitad

de una libra, trae en el frontispicio

un nombre y un domicilio: Shirley Ann

Eales, de Scottsville – un desfigurado

autógrafo de mayúsculas delgadas

y triangulares donde la imaginación

encuentra en ese momento pretexto

y oxígeno suficientes para arder.

El libro tuvo otra existencia,

perteneció a otra casa, a otra mesa

de noche – y el pensamiento,

de tan obvio, convoca de repente

un vértigo, es un pasillo

abrupto hacia la inmensidad del mundo

donde trafica el acaso. Ah, sabemos

que la vida es improbable si

nos ponemos a divagar, a mitad de una tarde

 

insípida, sobre una mujer desconocida

que leía poemas en Scottsville, en los años

  1. ¿Pero habrá aquí alguna especie

de sentido, alguna señal reservada

para alguien más sabio o inocente

que yo? No sé quién eres

ni dónde estás ahora, Shirley Ann,

pero qué bello sería si pudieses

encontrar un día, por obra de la misma

suerte, tu nombre en estos versos.

 

(Traducción de Alejandro Rodríguez Morales)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s