Monthly Archives: October 2015

Halterofilia (u otra ars poética)

gceoRdjdi

(Ilustración tomada de la página alongthelinesof.com)

Isto que escrevo neste instante…
não move montanhas
Helder Moura Pereira

 

Decir la tristeza

o la soledad

o la melancolía

en el poema

es una cuestión

similar a la halterofilia,

es necesario

saber distribuir el peso,

que un poco de esa carga

de la tristeza

o de la soledad

o de la melancolía

sea llevada también por el poema.

La diferencia radicará siempre,

sin embargo,

en que aunque el peso que levantemos

sea extraordinario

no habrá nadie para darnos

la medalla,

no habrá tampoco ningún podio

esperándonos.

 

(Alejandro Rodríguez Morales)

Un poeta, una desconocida y una librería de libros raros y usados

Digital image

(Rui Pires Cabral, Portugal, 1967)

En esta ocasión quiero presentarles mi traducción de otro poema, que adoré, del libro “Morada”, de Rui Pires Cabral. Este breve texto es una genial historia, porque la poesía también sirve para contarnos historias, sobre todo si son hermosas como la que nos cuenta aquí el poeta portugués, una en la que él mismo es protagonista junto a una desconocida de la que apenas sabe su nombre y su domicilio, “Shirley Ann Eales”, y una librería de libros raros y usados, como la Librería El Buscón, acá en Caracas, a la que dedico esta traducción y en la que he encontrado muchas veces verdaderas joyas.

 

SHIRLEY ANN EALES

 

En la vitrina se lee Libros Raros

y Usados bajo el azul inclinado

de un toldo – justo en frente

de la frígida cafetería de franquicia

donde el día maltrata el deseo

y no se puede fumar. Subo

a los pequeños gabinetes

zambullidos en el dulce moho

de la literatura y recorro de la A

a la Z los lomos ásperos

 

y agrietados de poesía. Es el sitio

más vacío de noviembre

y el que más me reconforta;

el libro que elijo, por la mitad

de una libra, trae en el frontispicio

un nombre y un domicilio: Shirley Ann

Eales, de Scottsville – un desfigurado

autógrafo de mayúsculas delgadas

y triangulares donde la imaginación

encuentra en ese momento pretexto

y oxígeno suficientes para arder.

El libro tuvo otra existencia,

perteneció a otra casa, a otra mesa

de noche – y el pensamiento,

de tan obvio, convoca de repente

un vértigo, es un pasillo

abrupto hacia la inmensidad del mundo

donde trafica el acaso. Ah, sabemos

que la vida es improbable si

nos ponemos a divagar, a mitad de una tarde

 

insípida, sobre una mujer desconocida

que leía poemas en Scottsville, en los años

  1. ¿Pero habrá aquí alguna especie

de sentido, alguna señal reservada

para alguien más sabio o inocente

que yo? No sé quién eres

ni dónde estás ahora, Shirley Ann,

pero qué bello sería si pudieses

encontrar un día, por obra de la misma

suerte, tu nombre en estos versos.

 

(Traducción de Alejandro Rodríguez Morales)

Un poema de Rui Pires Cabral

IMG_20150928_070021

 

A través de “Morada” (Assírio & Alvim, 2015), libro que recoge casi toda su obra, he tenido la oportunidad de conocer la poesía del escritor portugués Rui Pires Cabral. Ha sido para mí un hallazgo maravilloso que quiero compartir con los lectores de este blog. En consecuencia, les presento uno de sus poemas, titulado “Amigos perdidos”, que he traducido al español y que quisiera dedicar a algunos amigos y a algunas amigas que la vida se ha llevado pero que de alguna manera siguen aquí conmigo. Disfruten la lectura.

 

AMIGOS PERDIDOS

 

Los amigos que se llevó la vida

son los más difíciles de aplacar, los más

tiranos. Bárbaros de un país desconocido,

beben en taza los venenos del silencio y crecen

desmedidamente en la distancia, desentendidos

de nuestra soledad. Y pensar que ya fuimos

hermanos de armas, que desenterramos tesoros

en las mismas islas, en los libros

más inhóspitos. Como son las cosas.

¿Habrá sido todo en vano? Diríase

que estábamos predestinados a las mismas

canciones, a una especie más cierta de amor.

Pues sí. Ni siquiera comprendemos

lo que nos aconteció.

 

(Traducción de Alejandro Rodríguez Morales)