Monthly Archives: March 2015

Las luchas en México

CIMG7283(Foto que tomé en mi visita a Ciudad de México, marzo de 2015)

Escrito en Ciudad de México, luego de haber ido a Tlatelolco y a las luchas

La explanada de Tlatelolco,
plaza de las tres culturas,
y las ruinas arqueológicas que la circundan,
lugar en el que la tierra
estuvo sedienta durante años,
lugar en el que la sangre
brotó para saciar esa ferviente sed,
lugar de ancestrales sacrificios
y estudiantes que acabaron sacrificándose.

Tanta sangre y tanta muerte
durante tanto tiempo,
pero también tanta lucha.

No solamente con máscaras
ha logrado construir su país
                            el pueblo mexicano.

(Alejandro Rodríguez Morales)

Advertisements

Un poema de Jennifer Rahim

IMG_20150301_142105_editRecientemente tuve la oportunidad de viajar a Puerto España, Trinidad y Tobago. Uno de los placeres que encuentro en los viajes, además del que entraña conocer personas geniales, admirar los paisajes que tiene para ofrecer el lugar al que voy y probar la gastronomía propia de ese mismo lugar, es aproximarme a su cultura, y concretamente conocer en la medida de lo posible algo de la poesía escrita por quienes han nacido allí. Es por eso que cuando viajo procuro visitar alguna librería, o varias según el tiempo que tenga, para adquirir libros de poetas locales, a través de los cuales, entonces, puedo entrar en contacto con la poesía que se escribe en ese lugar. Este viaje, entonces, no ha sido la excepción, por lo cual me hice de tres libros de poetas caribeños, dos de ellas nacidas en Trinidad y uno nacido en Santa Lucía. Precisamente quiero presentar a continuación la traducción que hice de un pequeño poema de Jennifer Rahim, poeta trinitaria que publicó el año pasado “Ground level” (A nivel del suelo), un conjunto de poemas que tienen como hilo conductor la declaratoria de Estado de Emergencia que hizo en el 2011 el gobierno de Trinidad y Tobago para enfrentar la grave violencia delictiva asociada al narcotráfico en ese país, al que la poeta define diciendo que es un lugar en que “los poetas hieren lo suficiente para matar”. A continuación presento el poema titulado “To the executioner within” (Al verdugo que hay dentro), en su versión original en inglés seguida de mi modesta traducción al español.

 

To the executioner within

 

Dear Herod: I live yet you prefer me dead. What is my offence? Or better, what do you dread? Today, I refuse your grave. I sleep now to dream myself a God. When I awake, think of me as your breath.

 

——-

——-

Al verdugo que hay dentro

 

Querido Herodes: Vivo aunque tú me prefieres muerta. ¿Cuál es mi delito? O mejor, ¿a qué le temes? Hoy rechazo tu sepultura. Duermo ahora para soñarme Dios. Cuando despierte, piensa en mí como tu aliento.

 

(Traducción por Alejandro Rodríguez Morales)