Monthly Archives: December 2014

Mis listas del 2014

IMG_20141226_222015Llegó el último mes del año, al que de hecho le quedan escasos días ya. Llegó también, por ende, el momento de publicar en este espacio, como acostumbrado, mis modestas listas de los mejores libros que leí, los mejores discos que escuché y las mejores películas que vi durante este 2014. Al igual que en años pasados impera decir aquí que la inclusión de los libros, discos y películas (en número de 5 cada categoría) es totalmente subjetiva, de modo tal que a algunos podrá parecerles que los mismos no debieran estar en la lista o que hay otros mejores que tendrían que estar en ella, por lo que esto es apenas un modesto recordatorio personal de los libros, discos y películas que disfruté más durante el año.

A diferencia de otros años los libros, discos y películas que mencionaré acá son en su gran mayoría de este año, y no solamente que leí, escuché o vi este año. Por fortuna, concretamente en el caso de los libros, hubo gente buena que logró traerme del extranjero unos cuantos de ellos, sumado ello al gran trabajo del librero Jesús Santana, de la Librería Estudios, que siempre está atento y dispuesto a traer lo más reciente y que incluso en otras librerías de Caracas resulta imposible conseguir.

Como siempre, la enumeración en cada lista tiene un orden de preferencia, también puramente personal. A continuación, entonces, las 3 listas de este año.

 

Los 5 mejores libros que leí en el 2014:

Este año tuve una gran suerte como lector, y es que leí tantos libros maravillosos que no dudo en afirmar que ha sido la lista más difícil que me ha tocado hacer (exceptuando la famosa lista de los 10 libros definitivos que empezaron a difundir mediante nominaciones en Facebook). No es un secreto, al menos si se da una mirada a las listas de años pasados, que la mayoría de mis lecturas son libros de poesía, por lo cual no extraña que ellos predominen aquí. Dos libros compitieron fuertemente por el primer lugar de mis preferencias en 2014: “Todos los poemas” de Miyó Vestrini, y “Rome” de Dorothea Lasky. A pesar de ser ambos libros que disfruté inmensamente y que hicieron confirmar mi predilección por la poesía, elegí la obra de Miyó como la número 1, tomando en cuenta (y de allí nuevamente la subjetividad de esta lista) que aunque nació en Francia comenzó a vivir en Venezuela desde los 9 años de edad y fue también en este país donde pasó la mayor parte de su vida y donde le puso fin en el año 1991. Sus poemas dan cuenta de un estilo confesional sin ambages que mueve fuertemente a quien los lee; una poeta imprescindible en la amplia geografía de autores que han cultivado y cultivan este género en nuestro país. Por otra parte quiero destacar también a la joven poeta española Elvira Sastre, cuya obra (ya con dos libros publicados) conocí este año. Así, su libro “Cuarenta y tres maneras de soltarse el pelo” se me hizo una deliciosa lectura que hace que uno ame la poesía amorosa (y por supuesto que valga aquí la redundancia). Finalmente, en las menciones extras de la lista incluí un libro que no es de poesía, pero que sin duda es poético, “Ángeles fósiles” de Alan Moore, libro que me encantó por el maravilloso trabajo editorial de quienes lo publicaron (La Felguera Editores) así como por su contenido, un manifiesto sobre la magia entendida como arte del autor de obras como “V de Vendetta” y “Watchmen”. Hechas estas breves consideraciones, aquí la lista de los 5 mejores libros que leí en 2014:

  1. “Todos los poemas” de Miyó Vestrini
  2. “Rome” de Dorothea Lasky
  3. “Cuarenta y tres maneras de soltarse el pelo” de Elvira Sastre (me gustó más que su segundo libro “Baluarte”, publicado este año, que también leí y disfruté)
  4. “El libro de las camas” de Sylvia Plath (un verdadero acontecimiento editorial ya que la editorial Libros del Zorro Rojo recupera esta obra que ya no se conseguía ni siquiera en idioma inglés, por ser lo que llaman un “OOP”, vale decir, “out of print”)
  5. “Sexto sentido u Diario de Praga” de Caupolicán Ovalles (otra gran poeta venezolano)

Menciones extras: “Ejercicios para el endurecimiento del espíritu” de Gabriela Wiener (que amé desde su portada hasta el último de los poemas) y “Ángeles fósiles” de Alan Moore.

 

Los 5 mejores discos que escuché en el 2014:

En cuanto a música el final del año estuvo marcado por el lanzamiento del nuevo material de mi banda favorita, The Smashing Pumpkins, por lo que “Monuments to an elegy” estuvo a punto de quedarse con el primer lugar de la lista, que sin embargo no pude quitarle a un disco que fue mi banda sonora de este año y que amo escuchar completo y muchas veces, “Saudade”, del dúo estadounidense de música electrónica Thievery Corporation. Destaco también de la lista el concierto “Aplaudan en la luna” de la banda argentina de rock, tan sonada en los noventa, Illya Kuryaky and the Valderramas. Por último resalto la presencia en esta lista de una banda sonora (otra vez soy muy subjetivo) de la película “La Danza de la Realidad”, a cargo de Adán Jodorowsky, mejor conocido como Adanowsky (y esto casi es un “spoiler” respecto a la lista de las películas) ya que es música maravillosa, que transporta a quien la escucha a donde quiera y que evidentemente recuerda las imágenes poéticas de la película de Alejandro Jodorowsky (padre de Adanowsky). Acá, pues, la lista de los 5 mejores discos que escuché en 2014:

  1. “Saudade” de Thievery Corporation
  2. “Monuments to an elegy” de The Smashing Pumpkins
  3. “Aplaudan en la luna” de Illya Kuryaky and the Valderramas
  4. “In return” de Odesza
  5. Banda sonora de “La Danza de la Realidad”

 

Las 5 mejores películas que vi en el 2014:

En esta categoría, recurrentemente, me quedo corto, dado que muchas películas que la crítica y muchos amigos han apreciado como maravillosas no las he visto, por lo cual el “pool” de cintas de entre las cuales he seleccionado las que harían esta lista no es demasiado grande. A pesar de ello no tengo dudas al decir que la película que más disfruté ver este año fue “La Danza de la Realidad”, una obra poética, con una historia genial, tanto como su música e interpretación por parte de sus protagonistas. Lo que pueda decir aquí sobre esta película increíble de Alejandro Jodorowsky es poco y no puede expresar lo que siente el espectador al verla. Por otra parte, destaco también acá dos películas geniales que vi los primeros días de 2014, “El Lobo de Wall Street” y “Dallas Buyers Club”, parte de la “temporada de los premios Oscar”. Finalmente debo decir que el cine venezolano me trajo la alegría de ver una gran película, “La distancia más larga”, principalmente por su fotografía y por la historia que relata (sumado ello a la buena actuación de la española Carme Elías). Sin más, a continuación las 5 mejores películas que vi en el 2014:

  1. “La Danza de la Realidad”
  2. “El Lobo de Wall Street”
  3. “Dallas Buyer’s Club”
  4. “La distancia más larga”
  5. “The Normal Heart”

Mención extra: “Líbranos del mal” (con la buena interpretación del actor venezolano Édgar Ramírez)

Advertisements

Un poema de Caitlyn Siehl

caitlynsiehlEl año 2014, al que ya le quedan pocos días para decir adiós, nos regaló poesía maravillosa, tanto en inglés como en español. Son muchos los libros que podrían mencionarse aquí en ese sentido, algo que me permito dejar para otra publicación en este mismo blog, la correspondiente a mis listas de este año. Sin embargo, lo que sí diré aquí es que uno de los buenos libros publicados en 2014 es sin duda el de la joven poeta Caitlyn Siehl, de New Jersey, Estados Unidos, quien nos ha ofrecido su primera colección de poemas en solitario titulada “What we buried” (Lo que enterramos), publicada por Words Dance Publishing. De este libro he tomado un poema titulado “Do not fall in love with people like me” (No te enamores de gente como yo), el cual he traducido modestamente al español en versión que me permito presentarles a continuación, antecedida, como acostumbro, del original en inglés.

 

DO NOT FALL IN LOVE WITH PEOPLE LIKE ME

by Caitlyn Siehl

 

Do not fall in love with people like me.

People like me will love you so hard

that you turn into stone,

into a statue where people come to marvel at how long

it must have taken to carve that faraway look into your eyes.

 

Do not fall in love with people like me.

We will take you to museums and parks and monuments

and kiss you in every beautiful place

so that you can never go back to them

without tasting us like blood in your mouth.

 

Do not come any closer.

People like me are bombs.

When our time is up, we will splatter loss all over your walls

in angry colors that make you wish your doorway

Never learned our name.

 

Do not fall in love with people like me.

With the lonely ones.

We will forget our own names if it means learning yours.

We will make you think that hurricanes are gentle,

that pain is a gift.

 

You will get lost in the desperation, in the longing

for something that is always reaching,

but never able to hold.

 

Do not fall in love with people like me.

We will destroy your apartment.

We will throw apologies at you that shatter on the floor

and cut your feet.

 

We will never learn how to be soft.

We will leave.

We always do.

 

————–

————–

 

NO TE ENAMORES DE GENTE COMO YO

 

No te enamores de gente como yo.

La gente como yo te amará tan fuerte

que te convertirás en piedra,

en una estatua que la gente vendrá a maravillarse por el tiempo

que habrá tomado esculpir esa mirada lejana en tus ojos.

 

No te enamores de gente como yo.

Te llevaremos a los museos, los parques y los monumentos

y te besaremos en todos los sitios hermosos

para que no puedas volver a ellos

sin saborearnos como sangre en tu boca.

 

No te acerques mucho más.

La gente como yo somos bombas.

Cuando se agote nuestro tiempo, salpicaremos la pérdida en tus paredes

en colores furiosos que te harán desear que tu puerta

nunca hubiese sabido nuestro nombre.

 

No te enamores de gente como yo.

De los solitarios.

Olvidaremos nuestro nombre con tal de aprendernos el tuyo.

Te haremos creer que los huracanes son dóciles,

que el dolor es un obsequio.

 

Te perderás en la desesperación, en el anhelo

de algo que siempre está en una búsqueda,

pero nunca es capaz de sujetar.

 

No te enamores de gente como yo.

Destruiremos tu apartamento.

Te lanzaremos disculpas que se quebrarán en el suelo

y te cortarán los pies.

 

No aprenderemos nunca cómo ser mansos.

Nos iremos.

Siempre lo hacemos.

 

(Traducción por Alejandro Rodríguez Morales)

Palabras en la presentación de “Te habías secado el pelo y empezó a llover”

10687215_10152994603136159_319983325075751970_n

El pasado sábado 29 de noviembre tuve la fortuna de presentar mi libro “Te habías secado el pelo y empezó a llover”. Había preparado unas palabras de las que mi timidez me permitió solamente leer un poema inédito que quise regalar a los asistentes. Tal como prometí en el evento, publico ahora el referido poema, el cual acompaño de las breves palabras que había escrito para la ocasión. Doy nuevamente las gracias a todos los que hicieron posible la presentación y a quienes tuvieron la amabilidad de asistir a la misma. Como dije hace poco en Twitter: Uno sabe que son momentos felices también de acuerdo al número de veces que pronuncia la palabra gracias.

 

Palabras con ocasión de la presentación del libro “Te habías secado el pelo y empezó a llover”

 

Ante todo quiero darle las gracias a Rodnei Casares y a la Librería Alejandría II por brindarnos el espacio para esta presentación. De igual modo quiero agradecer la presencia de quienes han decidido ocupar unos minutos de su sábado para estar acá. Asimismo, le agradezco al profesor y poeta Miguel Marcotrigiano que haya accedido a decir ante ustedes algunas palabras en este modesto evento. Y, last but not least, deseo agradecer también a la Editorial Luhu de España por su buena recepción de mi obra así como por su excelente trabajo editorial.

Ahora quiero que me permitan leer unas palabras que quizá sean útiles para comprender mejor la visión de quien ha escrito el libro que hoy les presentamos, porque en definitiva un libro es también, de algún modo, una toma de posición, una manifestación que hace su autor, para sí mismo y para quienes por alguna casualidad puedan llegar a leer sus palabras.

Comenzaré entonces con una cita, a manera de pórtico, de Helena Blavatsky, ya que considero que son palabras que uno debería recordar a menudo: “Sé a manera del océano que recibe todos los ríos y torrentes. La poderosa calma del mar permanece inalterable, sin sentirlos”.

Creo que la vida es un constante dar y recibir, pero también es una constante transformación, un movimiento continuo. Por ello debemos agradecer las cosas maravillosas que nos ocurren, como esto que está pasando hoy aquí gracias a todos ustedes, pero también debemos seguir adelante, para no caer en la peligrosa tentación de estancarnos, verbo que por lo general se destina a las experiencias negativas, pero que también puede usarse para las experiencias positivas. Así, en uno de los poemas del libro (“A 12.000 pies de altura”) he intentado dar cuenta de ello, ya que volar es una experiencia maravillosa, pero si olvidamos que es algo transitorio, entonces posiblemente olvidaremos ponernos el cinturón de seguridad y puede que el piloto del avión olvide sacar el tren de aterrizaje y ocurra en consecuencia una catástrofe.

Tiene razón la vigente cultura pop, entonces, cuando proclama YOLO (You only live once), vale decir, sólo vives una vez, que no es más que una adaptación del hartamente conocido “carpe diem” del poeta Horacio. Y esto es así porque tan perjudicial es enfrascarse en lo malo que nos ha sucedido como en lo bueno que pueda habernos ocurrido. Lo primero hay que olvidarlo tomando el aprendizaje que nos ofrece, lo segundo atesorarlo como un libro maravilloso que uno tiene en su biblioteca pero que no lee una y otra vez cada día, aunque pueda volver a él de vez en cuando.

Pasando ahora en concreto al libro que hoy han tenido la amabilidad de venir a comprar, quiero decir, de venir a dar testimonio de su presentación, debo manifestarles que su publicación ha sido una gran satisfacción para mí, quizá no tanto por el libro en sí mismo sino porque una de las poetas actuales que más aprecio, la española Luna Miguel, escribió su prólogo. Adicionalmente el trabajo que ha hecho la gente de Editorial Luhu superó en creces mis expectativas, por lo cual ustedes podrán ver la gran calidad del papel, de la impresión, la nitidez de las imágenes que acompañan los poemas así como las bellas portada y contraportada.

Para finalizar estas breves palabras y como forma, también, de agradecimiento a todos ustedes por su presencia, leeré un poema inédito y así tendrán un extra (una especie de “bonus track”) al haber venido hoy a esta maravillosa librería (además de las cervezas que podrán tomarse al terminar esta presentación). Acá el poema, que se titula “Descuido ante la pregunta por el sentido de la vida”:

 

Preguntados por el sentido de la vida

Tan sólo atinamos a responder

Que era alcanzar una meta,

Tener una foto en el podio merecido

En el que nos colgarían una medalla

Hecha con el extraño metal de la felicidad

Y que entonces podríamos exhibirla

Y tendríamos por fin

El derecho a las celebraciones.

Preguntados por el sentido de la vida

Empezamos a correr

Como quien escucha el disparo de partida

O como los perros en el canódromo

Tras la liebre que nos daría la plenitud

Sin importar lo que pasara alrededor nuestro

O como si en una carrera con obstáculos

Estos fueran sustituidos por personas.

Preguntados por el sentido de la vida

Olvidamos que vivirla

Era la única respuesta posible.

 

(Alejandro Rodríguez Morales)