Monthly Archives: September 2014

Sólo ante una lluvia torrencial pienso que sería útil tener un paraguas

calistophotumbrella
(Fotografía de Calisto Photo Art)

No he sido nunca
amigo de los paraguas,
pero llega la época de las lluvias
y me digo que se trata
de un viejo vicio,
lamento no tener
algún paraguas conmigo
si bien solamente
cuando la lluvia es torrencial,
de lo contrario
no me importa mojarme
con tal de no tener algo
que me impida sentir
la brisa fresca,
las pequeñas gotas
cayendo sobre mí,
o recordar que la tierra es tierra
porque se nutre del cielo.

(Alejandro Rodríguez Morales)

Preguntas ante la llegada de la melancolía

 

Trojan Horse 1997

(La imagen corresponde a la obra “El Caballo de Troya” del pintor húngaro Tamás Galambos)

 

Preguntas ante la llegada de la melancolía

 

¿Cómo llegó hasta aquí esta melancolía que adopta la forma de una daga?

 

¿En el carro de las heridas que todavía no cicatrizan pero que ya no podemos identificar porque sangran desde hace mucho haciendo que todo parezca de color rojo?,

 

¿En el barco de los altibajos de nuestras vidas que nos llevan y nos traen de vuelta con un oleaje siempre distinto?,

 

¿En el avión de las alegrías pequeñas y cotidianas que no hemos sido capaces de conservar para prorrogar su fecha de vencimiento?,

 

¿En los zapatos de los que nos precedieron con lágrimas tan saladas como las nuestras?,

 

¿En un globo aerostático que se eleva por el mismo vacío que sentimos en el estómago cuando es ella quien nos golpea?,

 

¿En un carruaje con ruedas que ya no funcionan tal como el olvido que no hemos sabido dejar que siga su curso llevándose las memorias que más nos duelen?,

 

¿En un dispositivo con poleas como el utilizado en los cementerios y que activamos sin darnos cuenta cuando deseamos que nos tragara la tierra?,

 

¿En una nave espacial que nos hace pensar constantemente en el futuro que podríamos tener pero que luce tan inalcanzable y lejano como Júpiter o Saturno?,

 

¿En un submarino inmerso en nuestras propias profundidades de las que pensamos librarnos intentando quedarnos en la superficie?,

 

¿En el caballo de Troya que somos todos y que es enviado al interior de nosotros mismos?

 

(Somos caballos de Troya que enviamos el interior de nosotros mismos)

 

No sé cómo llegó hasta aquí esta melancolía que adopta la forma de una daga,

Pero sé muy bien que lo que me quita el sueño por las noches

Es que no he descubierto cómo mandarla de regreso al sitio de donde vino.

 

(Alejandro Rodríguez Morales)

Antojo de pizza

IMG_00000635

Si tuviera el poder de volar, en este momento me iría a hacerlo, recorrería los cielos de la Tierra y no aterrizaría de nuevo hasta que simplemente quisiera dejar de volar (no por cansancio, porque si es un poder su uso no tendría por qué cansarme); solo cuando me hastiara de volar me detendría y bajaría nuevamente a la superficie terrestre. Entonces entraría a alguna pizzería y pediría una pizza de forma genérica para que el mesero preguntara “¿con qué tipo de topping la quiere?”, y yo respondería “con alguno que sea tóxico, tan tóxico que me produzca la muerte justo después de comerme el último slice”. Quizá el mesero diría: “Haré mi mejor esfuerzo, aquí pensamos que el cliente siempre tiene la razón”. Le dejaría una buena propina un poco antes de caer de mi silla.

(Alejandro Rodríguez Morales)

Lo único que yo quiero es dejar un testimonio

andrescaicedo
Cali, 13 de enero 1972

Yo nunca voy a pertenecer a eso, yo nunca voy a ser ni escritor ni cineasta, ni director de cine famoso. Lo único que yo quiero es dejar un testimonio, primero a mí, de mí, luego a dos o tres personas que me hayan conocido y quieran divertirse con las historias que yo cuento, aunque sean familiares míos, no importa, pero trabajar, escribir aunque sea mal, aunque lo que escriba no sirva de nada, que si sirve para salir de este infierno (ja, ja) por el que voy bajando, que sea esa la razón verdadera por la que he existido, por la que me ha tocado conocer (aunque de lejitos) a la gente que he conocido. Sé, comprendo, lo acepto, que es verdad que mi presencia no siempre produce armonía (¡qué palabra esta!) ni orden ni coherencia, porque da la razón de que por lo general la gente que trabaja conmigo está más definida, no importa que también recuerden su infancia y digan que fue lo único que vale la pena, lo único donde uno estaba seguro; es decir, andaba por la calle absolutamente desprevenido de su libertad y de su belleza, no importa que se tengan esos problemas, que por lo general son comunes, parece ser que la gente no me soporta, y las razones que me dan a mí no me satisfacen, por lo cual digo que como la gente me ve son meras apariencias. El mundo en el cual yo me he incluido o al mundo en el cual nos hemos entrometido Carlos Mayolo y yo haciendo la película, sé que dentro de todo eso hay algo en mí que no funciona, sé que necesito un poco de retiro, de pensar mucho, sin ser observado, y sobre todo tener tiempo de escribir en paz, para mí es imposible escribir teniendo culebras de nivel inmediato con la gente. Yo, ante todo, cuando escribo lo que hago es recordar, no solucionar problemas del día ni nada de eso, ni desquitarme, aunque el estado de ánimo más propicio, en mi caso, sea la tristeza, no digamos nostalgia, la tristeza, la imposibilidad, la conciencia de pérdida.

(Andrés Caicedo. Mi cuerpo es una celda (una autobiografía). Alfaguara. Bogotá, Colombia. 2014)

By heart

karodesign_heartfaithfull

(La ilustración es de la serie “Heart” de Carolina Espinosa, y la inscripción dice “Corazón fiel”)

 

By heart

 

“Corazón”, en inglés, se dice “heart”
(Cualquier diccionario inglés-español/español-inglés)

 

Una de las pocas cosas

en las que prefiero el inglés al español

tiene que ver con la forma de referirnos

a aquello que guardamos,

que conservamos con nosotros

y que resiste todos los olvidos

por ser algo que recordamos

con una precisión extraordinaria;

a eso se le llama en nuestro idioma

algo que sabemos “de memoria”,

lo mismo que en el idioma inglés

se dice, en cambio, “by heart”.

 

(Alejandro Rodríguez Morales)

He ganado

A continuación comparto con los lectores de este blog un texto, al que titulé “He ganado”, sobre esas personas a las que en la red se les llama “haters”, de las cuales cuento con algunas; prefiero en vez de hacer recíproco ese odio escribirles estas líneas. Tanto aprecio les tengo que hasta les he dedicado este poema.

 

He ganado

Me he ganado el odio de algunos
Porque he escrito once libros
Sobre temas legales
(la mayoría de esos algunos son abogados),
Me he ganado el odio de algunos
por escribir además poemas,
malos o buenos, da lo mismo,
según ellos no debería escribirlos,
Me he ganado el odio de algunos
Porque no profiero insultos
Aunque ellos quisieran que yo los grite
tal como ellos lo hacen,
Me he ganado el odio de algunos
Porque he tenido la bendición
De hacer las cosas que me gustan,
Por muy diferentes que ellas sean,
Me he ganado el odio de algunos
Porque creo en mis convicciones
Y porque he sido neutral
Incluso antes de trabajar en un organismo neutral,
me he ganado el odio de algunos
porque he ganado muy buen dinero
en múltiples trabajos que me apasionan
(la pasión es la clave del éxito;
el éxito, la clave de tener odiadores gratuitos),
Me he ganado el odio de algunas
Porque elegí la soledad desde hace varios años,
Me he ganado el odio de algunos,
Porque soy una especie de ermitaño,
Porque paso más tiempo conmigo mismo
Que con otros
y soy torpe para la interacción social,
Me he ganado el odio de algunos
Porque no he querido nunca
Pertenecer a un grupo especifico
Sino moverme en todos ellos puntualmente,
Me he ganado el odio de algunos
Como mi hermano por los éxitos que ha tenido;
El creador de Mafalda fue certero
En aquella tira cómica
En la que pueden verse caras serias idénticas
Hasta que una de ellas decide sonreir
Y entonces las demás le repudian su sonrisa
Hasta que vuelve a borrarse
Y a mimetizarse con el conjunto,
Yo no pienso mimetizarme,
Tengo bastante claro lo que soy,
Me he ganado el odio de algunos
También por eso,
Me he ganado el odio de algunos
Porque no saben cómo perjudicarme
A mí que soy un actor del teatro de la vida
Al que le gusta que le digan siempre
Rómpete una pierna,
Me he ganado el odio de algunos
Que entonces hablan a mis espaldas
Sin darse cuenta que eso me coloca
Perfectamente delante de ellos
Lo lamento por esa clase de personas
Y también por las que creen
Aquello que se diga de mi,
No puedo evitar equipararlas:
Duda del que no crea nada
Pero duda más de aquellos
Que se lo crean todo,
se parece a algo que dijo Erich Fried,
Un poeta alemán
Del que traduje un poema,
Me he ganado el odio de algunos
También por eso
Pero las propias palabras lo dicen
“He ganado”
Y toda ganancia genera una pérdida,
Esa queda del lado de quienes me odian
Porque odiar es una pérdida de tiempo
Y por ello una pérdida de vida,
Yo en cambio he ganado comprender esto
Y tener más tiempo y vida que ellos
Para hacer todo lo que me gusta
Aunque queda claro y por supuesto
Que no soy ni santo ni perfecto
Pero procuro disculparme
Por los errores cometidos
Y lucho cada día contra mí mismo
Para no convertirme en un odiador de oficio
Para lo cual me concentro en recordar
Que ello no me aportará nada
Sino que me dañará mucho más
De lo que podría dañar a los otros
Porque el odio es como un bumeran
Que más temprano que tarde se devuelve
Para darte una bofetada certera,
No me perdonan que haya llegado
A esta clase de conclusiones
No me perdonan nada de aquello
Que fundamenta sus odios gratuitos,
No se dan cuenta todavía
Que nada de eso requiere ser perdonado.
Seguramente me ganaré nuevos odios
por haberme atrevido a escribir este poema.

(Alejandro Rodríguez Morales)

Los haikus de Brandon Scott Gorrell

IMG_20140906_110143
Debemos a la buena gente de Muumuu House, que también ha publicado los libros geniales “sometimes my heart pushes my ribs” de Ellen Kennedy y los “selected unpublished blog posts of a mexican panda express employee” de Megan Boyle, la publicación del libro “during my nervous breakdown i want to have a biographer present” de Brandon Scott Gorrell. Precisamente de este libro, cuya lectura disfruté mucho, noté que Brandon incluyó en él una serie de haikus, un tipo de poesía propia de Japón que tiene entre sus padres al gran Matsuo Basho y que en lo particular me gusta bastante, razón por la cual quise presentar a los lectores de este blog mi traducción de esos haikus. As usual, encuentren primero los originales en inglés sucedidos de mi traducción al español.

all last night i dreamt
of solving pointless problems
i don’t care about


everything is like
reality but only
happening sometimes


i want to buy love
on ebay and bury my
worried face in it


i think i only
care about myself how can
it be different


a soul lives inside
a person’s embarrassment
of their behavior


when you love someone
you are scared of getting hurt
and you will get hurt

———————————————–
———————————————–

ayer soñé toda la noche
con resolver problemas inútiles
que no me interesan


todo es como
la realidad pero sólo
sucediendo a veces


quiero comprar amor
en ebay y enterrar mi
cara preocupada en él


pienso que sólo
me intereso en mí mismo cómo
podría ser distinto


un alma vive dentro
de la vergüenza de una persona
por su comportamiento


cuando amas a alguien
temes salir herido
y vas a salir herido

(Traducción de Alejandro Rodríguez Morales)