Monthly Archives: July 2014

Palabras sodomizando una página en blanco

DAC09681
 

Palabras sodomizando una página en blanco

 

No necesita tener sentido

Pero nos han hecho creer

Que es la condición necesaria

Que de lo contrario todo es inútil

Pero en realidad es ese

El mayor de los sinsentidos

Lo que cuenta es que te desgarre el alma

Que haya pedazos de ella por todas partes

En cada palabra, en cada línea

Y lo demás nada vale

Porque es lo que otros escupen hacia arriba

Y no querrás estar debajo

Cuando la ley de la gravedad

Haga su trabajo cabalmente,

No se trata de decir nada concreto

Ni para lograr algo

Ni por una razón en específico

Es la voluntad despojada de sus ropas

Violando los espacios en blanco

Arrebatándoles su virginidad,

Quien no quiera ver la escena

Bien puede abstenerse de hacerlo.

 

(Alejandro Rodríguez Morales)

“Salto”, un poema inspirado en El Loco del Tarot

220px-RWS_Tarot_00_FoolEl mes pasado tuve la fortuna de presentar una modesta charla sobre Literatura y Tarot en los maravillosos espacios de la Librería Kalathos, en Caracas. Fue una experiencia muy agradable para mí poder compartir con quienes amablemente asistieron, rebasando mis expectativas en cuanto a su número y buena disposición, lo que les agradecí y agradezco sinceramente. Entre los temas que mencioné durante la presentación estuvo el referido al Tarot como herramienta creativa, uso del que dan cuenta muchas obras de la literatura, como es el caso del poema “El Desdichado” de Gérard de Nerval, escrito precisamente bajo la inspiración de varios de los Arcanos Mayores del Tarot, comenzando por el número XV, El Diablo. Sintonizado con esto, entonces, quiero compartir con los lectores de este blog un poema que titulé “Salto”, el cual escribí partiendo del Arcano Mayor 0 o 22, El Loco, del Tarot. Para una mejor comprensión del poema, lo acompaño acá de la representación concreta de este Arcano Mayor que utilicé, la que hace el Tarot Rider-Waite.

 

Salto

 

El salto hacia la página en blanco

es un salto a ciegas

en el cual quien escribe

cuenta apenas con su fe

de que el precipicio

lo deje con vida

una vez que haya puesto

el punto final

a lo que escribe.

La página en blanco

es una invitación a dar el salto,

sin que pueda saberse

lo que ocurrirá después,

quizá alguna señal,

el ladrido de un pequeño perro,

nos advierta,

pero seguimos avanzando

y nos lanzamos gustosamente

hacia el abismo.

 

(Alejandro Rodríguez Morales)