Monthly Archives: July 2013

La “Soledad” rural de Louise Glück

09BOOK1-articleInline-v2No cabe duda que uno de los grandes nombres de la poesía contemporánea mundial es el de la poeta estadounidense Louise Glück, autora de más de una docena de libros que han tenido una gran repercusión en el panorama poético actual, no solo en su país, sino también fuera de él, habiéndose traducido, por ejemplo, al español, algunos de esos libros. El año pasado, para alegría de sus muchos lectores, entre los que me cuento, la editorial Farrar, Straus and Giroux, tuvo el tino de publicar (y yo de adquirir) en un solo tomo toda su poesía entre 1962 y 2012, incluyendo así su más reciente poemario “A Village Life” (2009), un conjunto de poemas impregnados de imágenes rurales, de momentos de descanso y reflexión entre la naturaleza, hojas que se queman y un clima que influye en la tierra y en nosotros. Quiero compartir con los lectores, precisamente, mi traducción de uno de esos poemas titulado “Solitude” (Soledad), que nos transporta a ese paisaje rural, de pequeño pueblo estadounidense, donde tal vez queda un lugar para el reposo en medio de la naturaleza y las granjas y los animales. A continuación, entonces, como es costumbre en este espacio, el poema original en inglés sucedido de mi traducción al español.

Solitude

It´s very dark today; through the rain,
the mountain isn´t visible. The only sound
is rain, driving life underground.
And with the rain, cold comes.
There will be no moon tonight, no stars.

The wind rose at night;
all morning it lashed against the wheat –
at noon it ended. But the storm went on,
soaking the dry fields, then flooding them –

The earth has vanished.
There’s nothing to see, only the rain
gleaming against the dark windows.
This is the resting place, where nothing moves –

Now we return to what we were,
animals living in darkness
without language or vision –

Nothing proves I’m alive.
There is only the rain, the rain is endless.

——
——

Soledad

Está muy oscuro hoy; a través de la lluvia,
la montaña no es visible. El único sonido
es la lluvia, llevando vida bajo tierra.
Y con la lluvia, viene el frío.
No habrá luna esta noche, ni estrellas.

El viento se eleva hacia la noche;
toda la mañana fustigó al trigo –
al mediodía terminó. Pero llegó la tormenta,
impregnando los campos secos, luego inundándolos –

La tierra se ha desvanecido.
No hay nada que ver, solo la lluvia
destellando contra las ventanas oscuras.
Este es el lugar del descanso, donde nada se mueve –

Ahora regresamos a lo que éramos,
animales viviendo en la oscuridad
sin lenguaje o visión –

Nada prueba que estoy viva.
Tan solo hay lluvia, la lluvia es infinita.

(Traducción al español por Alejandro Rodríguez Morales)