Monthly Archives: March 2013

Soneto sin título

Soneto sin título

Vendrá el día final de mi nocturna tristeza
Y aliviará para siempre la carga pesada
Que mantiene a mi alma aprisionada
Y que como disparo martilla mi cabeza.

En una caja triste no seré sino una pieza
Del triste museo de una vida pasada
Y de mí finalmente no se sabrá más nada
Y seré como la hierba en la profunda maleza.

Ha de llegar el día del necesario descanso,
Del reposo vital en el tranquilo remanso
De las aves nocturnas en pleno mediodía.

Y ya no importará tristeza o alegría,
Ni mi naturaleza huraña, ni mi antipatía.
Quedará el recuerdo, desteñido y manso.

Advertisements

Mi traducción de un poema de Ted Hughes

tedcollected
Uno de los poetas anglófonos cuya obra estimo y por ende leo con frecuencia es Ted Hughes, no solamente por lo atrayente de su poética en general sino por el inevadible detalle biográfico de su relación con Sylvia Plath, de quien fue esposo. Más allá de la, creo que ya superada, polémica sobre si Ted tuvo o no algo que ver con el suicidio de Sylvia, lo cierto es que la obra de ambos es admirable y por supuesto deja ver sus sensaciones vitales, bien de una manera muy franca y ruda (como ocurre en los poemas de Sylvia), bien de una manera un tanto velada y simbólica (como ocurre en los poemas de Ted). No obstante, aunque Ted Hughes (1930-1998) escribía de un modo más críptico en cuanto su mundo emocional, en su libro publicado en 1998, “Cartas de cumpleaños” (Birthday letters), sí habló de manera más abierta respecto a lo que sentía y lo que le afectó el suicidio de Sylvia; libro que para quienes hablamos español es bastante conocido puesto que existe una traducción de Luis Antonio de Villena publicada por Lumen. Por su parte, otro libro que ha sido traducido al español es “Gaudete”, dentro del cual encontramos una sección llamada “The Epilogue Poems” (Los poemas epílogo), los cuales revelaban ya las fuertes emociones que Sylvia y su suicidio provocaron en Hughes. Así, he querido compartir con los lectores de este blog un breve poema tomado de esos “Epilogue Poems”, cuya versión original en inglés encontrarán a continuación, sucedida, como es costumbre en este espacio, de mi versión en español.

Once I said lightly
even if the worst happens
we can’t fall off the earth.

And again I said
no matter what fire cooks us
we shall be still in the pan together.

And words twice as stupid.
Truly hell heard me.

She fell into the earth
and I was devoured.

—–
—–

Una vez dije a la ligera
incluso si pasa lo peor
no podemos caernos de la tierra.

Y una vez más dije
no importa qué fuego nos cocine
seguiremos juntos en la sartén.

Y palabras el doble de estúpidas.
Realmente el infierno me escuchó.

Ella cayó dentro de la tierra
y yo fui devorado.

“El mundo sigue girando”

En esta entrada quiero compartir con los lectores del blog un poema que he titulado “El mundo sigue girando” el cual está hecho no sólo para leerlo sino también para verlo, ya que es precisamente un poema gráfico, y consiste por ello en la imagen que encontrarán a continuación:

 

Elmundosiguegirando

 

 

2 x 1 de poemas inéditos

The-Fantastic-Flying-Books-of-Mr_-Morris-Lessmore-post-1
Aprovechando la excusa de la celebración del Día Mundial de la Poesía, que debe ser solamente eso, una excusa que permita insistir en lo gratificante que puede ser leer poesía, he querido compartir con los lectores un 2 x 1, es decir, en esta misma entrada dos de mis poemas inéditos, “Poema de pie en el metro” y “Poema de oficina”. ¡Celebremos la poesía hoy y todos los días! Espero disfruten de la lectura.

Poema de pie en el metro

Un poema de metro,
estimado Jouet,
sólo puede escribirse
si uno va sentado;
no concibo en el aglutinamiento
de las horas pico
tomar mi Moleskine y mi Pentel
de minas de 0,5 mm
para escribir de pie
un verso siquiera,
y eso aunque lo intentara
en la parada de cada estación,
que es como debe escribirse
un buen poema de metro,
pero no estando de pie;
habría que estar sentado.
Hay sin embargo un método
que podría servir
para escribir un poema de metro
aunque se vaya de pie,
como yo en este momento:
utilizando el bloc de notas
de un teléfono celular,
preferiblemente con teclado QWERTY.
En la ciudad de Caracas
también tenemos metro.

——-
——-

Poema de oficina

Hay poemas de metro
pero también hay poemas de oficina,
estos son más difíciles que los primeros
y también un poco más raros,
no es común que haya oficinistas
que estén pensando durante su jornada
– con excepción de Pessoa entre otros –
en escribir poemas,
sin embargo
habemos seguramente unos cuantos
– con la expresa mención de Pessoa.
Esa y ninguna otra
es la razón de ser de este poema
que debe ser necesariamente corto
para que ni los compañeros de trabajo
ni mucho menos los jefes
se den cuenta de que ha sido escrito.

(Alejandro Rodríguez Morales)

Mi traducción del poema “The Lost Lie”, de Anne Sexton

anne
En esta entrada quiero presentar a los lectores del blog la traducción que hice del poema “The Lost Lie” (La mentira perdida) de la gran poeta estadounidense Anne Sexton (1928-1974), cuyos poemas están llenos de elementos que revelan su personalidad y aspectos más íntimos (poesía confesional) y quien además tuvo una relación de amistad y filiación literaria con Sylvia Plath, con quien asistió en su momento al taller literario del poeta Robert Lowell. Puedo acotar que, tal como Sylvia, Anne puso fin a su vida suicidándose, concretamente el día 4 de octubre de 1974, a sus 45 años. De los muchos libros de poesía de Anne Sexton, dos de ellos publicados póstumamente (45 Mercy Street, en 1976; y Words for Dr. Y, en 1978), he tomado este poema del primero de esos poemarios póstumos, cuya traducción al español no he tenido a mi disposición, si bien a comienzos de este año 2013 se conoció que por fin se publicaría en nuestro idioma su “Poesía completa” (a la venta en librerías de España desde el 02 de abril de 2013). Precisamente, y por fortuna, tengo en mi biblioteca “The complete poems”, la edición original en inglés de toda la poesía de Anne Sexton, en una maravillosa edición de Mariner Books, de la cual, entonces, he extraído este poema. A continuación, el referido texto en su versión original en inglés seguido de mi traducción al español.

The Lost Lie

There is rust in my mouth,
the stain of an old kiss.
And my eyes are turning purple,
my mouth is glue
and my hands are two stones
and the heart,
is still there,
that place where love dwelt
but it is nailed into place.
Still I feel no pity for these oddities,
in fact the feeling is one of hatred.
For it is only the child in me bursting out
and I keep plotting how to kill her.
 

Once there was a woman,
full as a theater of moon
and love begot love
and the child, when she peeked out,
did not hate herself back then.
Funny, funny, love what you do.
But today I roam a dead house,
a frozen kitchen, a bedroom
like a gas chamber.
The bed itself is an operating table
where my dreams slice me into pieces.
 

Oh love,
the terror,
the fright wig,
that your dear curly head
was, was, was, was.
 

——

——
 

La mentira perdida
 

Hay herrumbre en mi boca,
la mancha de un viejo beso.
Y mis ojos se están tornando púrpura,
mi boca es pegamento
y mis manos son dos piedras
y el corazón,
aún está allí,
ese lugar en que el amor habita
pero en el que es puesto al descubierto.
Aun así no siento lástima por estas rarezas,
de hecho el sentimiento es uno de odio.
Porque es solo la niña en mí emergiendo
y yo que sigo tramando cómo matarla.
 

Una vez había una mujer,
llena como un teatro de la luna
y el amor engendra amor
y la niña, cuando ella se asomaba,
no se odiaba entonces a sí misma.
Gracioso, gracioso, lo que haces amor.
Pero hoy deambulo una casa muerta,
una cocina gélida, una habitación
como una cámara de gas.
La cama en sí misma es una mesa de operaciones
en que mis sueños me rebanan en pedazos.
 

Oh amor,
el terror,
la escalofriante peluca,
que tu querida cabeza rizada
era, era, era, era.