A 50 años del adiós de Sylvia Plath

splath

Hoy, 11 de febrero de 2013, se cumplen 50 años de la muerte de una de las más importantes y reconocidas poetas estadounidenses, Sylvia Plath, quien se suicidó en la gélida mañana londinense del 11 de febrero de 1963, a la edad de 30 años, habiendo nacido en Boston el 27 de octubre de 1932.

La muerte a tan corta edad de un escritor, más aún cuando se trata de una muerte por suicidio, plantea siempre el debate acerca de su obra, en el sentido de cuánto más pudo haber escrito y de cuánta más calidad pudo haber sido su producción, pero también conlleva la pregunta en torno a si el hecho mismo del suicidio no es el elemento en virtud del cual su obra llega a trascender.

Sin duda el que un autor decida poner fin a su vida resulta un factor que llama la atención, pero eso no implica que su obra sea considerada buena o mala desde el punto de vista literario por ese solo hecho. Al menos brinda la oportunidad, eso sí, de que la gente lea los textos, y de allí se verá si los mismos tienen o no esa esencia que no se sabe muy bien qué es (una especie de “je ne sais quoi”), que determina la durabilidad en el tiempo y en el espacio de tales textos.

En el caso de Sylvia Plath, más allá de las críticas que de su “popularización” emiten algunos “académicos”, estamos, en opinión de quien escribe estas palabras, ante una obra poética de profunda honestidad, calidad literaria, consistencia y una indudable fuerza derivada del uso de imágenes que logran transmitir lo sentido por la autora, lo que además ha querido llevar al papel para dejar testimonio de ello. Así, muy difícilmente, al hablar hoy en día de poesía escrita en inglés, pueda dejarse por fuera el nombre de Sylvia Plath, y no por los poemas que escribió durante los últimos meses de su vida (muchos de ellos recogidos en “Ariel”), sino, efectivamente, por su obra poética en conjunto, que abarca también su primer poemario “The Colossus and other poems” (El Coloso y otros poemas), e incluso los poemas de su Juvenilia (como se conoce a los poemas de juventud de un autor).

La existencia de este blog, dedicado principalmente a la poesía, me permite rendir un más que modesto y sin duda pequeño homenaje a la memoria de Sylvia Plath, cuyos poemas he leído y releído tantas veces, además de su única novela, “The Bell Jar” (La campana de cristal) y su increíble diario (más poesía que prosa, por la manera en que está escrito), que se complementa con un tomo que reúne las cartas que escribiera la poeta a su madre.

Así, con ocasión de cumplirse hoy 50 años de la desaparición física de Sylvia Plath, para recordarla e invitar a la lectura de su obra, comparto con los lectores de este depósito de objetos perdidos la traducción que hice del poema “Mad girl’s love song” (Canción de amor de la muchacha loca), texto que, si bien cuenta con varias versiones en español, quise traducir según mi propia visión de lo que la poeta bostoniana expresó en el original, con el ánimo, además, de trasladar lo más posible la estructura y el ritmo del poema, el que, valga la acotación, pertenece a la Juvenilia, lo que, como se dijo antes, muestra la genialidad que acompañó en todo momento a Sylvia Plath.

 

Mad girl´s love song

 

“I shut my eyes and all the world drops dead;

I lift my lids and all is born again.

(I think I made you up inside my head.)

 

The stars go waltzing out in blue and red,

And arbitrary blackness gallops in:

I shut my eyes and all the world drops dead.

 

I dreamed that you bewitched me into bed

And sung me moon-struck, kissed me quite insane.

(I think I made you up inside my head.)

 

God topples from the sky, hell’s fires fade:

Exit seraphim and Satan’s men:

I shut my eyes and all the world drops dead.

 

I fancied you’d return the way you said,

But I grow old and I forget your name.

(I think I made you up inside my head.)

 

I should have loved a thunderbird instead;

At least when spring comes they roar back again.

I shut my eyes and all the world drops dead.

(I think I made you up inside my head.)”

____

____

Canción de amor de la muchacha loca

 

“Cierro mis ojos y el mundo todo cae muerto;

Levanto mis párpados y todo nace nuevamente.

(Me parece que te inventé en mis pensamientos.)

 

De rojo y azul, un vals las estrellas van haciendo,

Y la arbitraria oscuridad ya entra galopando:

Cierro mis ojos y el mundo todo cae muerto.

 

Soñé que me acostabas por un encantamiento

Que me cantabas cual lunático, besándome alocado.

(Me parece que te inventé en mis pensamientos.)

 

Dios cae desde el cielo, se apagan las llamas del infierno:

Salen los serafines y los hombres de Satán:

Cierro mis ojos y el mundo todo cae muerto.

 

Del modo en que dijiste imaginaba tu regreso,

Mas he envejecido y he olvidado tu nombre.

(Me parece que te inventé en mis pensamientos.)

 

Debí haber amado en cambio un pájaro de trueno;

Al menos al llegar la primavera ellos rugen nuevamente.

Cierro mis ojos y el mundo todo cae muerto.

(Me parece que te inventé en mis pensamientos.)”

 

(Traducción de Alejandro Rodríguez Morales)

Advertisements

One thought on “A 50 años del adiós de Sylvia Plath

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s