Monthly Archives: February 2013

“Mapa de vuelo”

Para variar la forma en que he venido compartiendo algunos de mis textos en este blog, he querido en esta ocasión llevar a los lectores un sencillo experimento en el cual presento mediante un video publicado en Youtube mi poema “Mapa de vuelo”, en el cual pueden verse a su vez algunas fotografías que tomé durante mi reciente viaje a Lima, Perú. A continuación encontrarán el referido video, que también puede ser visto directamente en Youtube, esperando que los lectores del blog disfruten de esta modesta experiencia multimedia.

At my laptop

CIMG6245

Frente a la computadora
he pensado en todas las pérdidas
que presiento que han ocurrido
que sin embargo no conozco con certeza.
Frente a la computadora
he pensado en la cantidad de palabras
que ya deben encontrarse hacinadas
en la red de la red
que es otra clase de red,
he pensado en el cúmulo de ideas
que yacen promiscuamente
en el cementerio virtual de las ideas
que nadie conoce plenamente,
que fueron depositadas allí algún día
y que nunca supieron
los efectos de la palabra “delete”,
aunque tal vez lo hubiesen preferido.
Frente a la computadora
me consumo pensando y escribiendo,
abandonando palabras
en ese intangible descampado
de Twitter, de Facebook,
de un blog que pocos leen.
Frente a la computadora
he visto mis horas desvanecerse
y me he puesto a pensar
en la vida, en la muerte,
en la enfermedad de estar solo
y en otras gentes frente a su computadora
pensando quizá sobre estas mismas cosas.

Sólo los libros aparecen de pronto para salvarme,
o al menos para despegarme de la pantalla.

(Alejandro Rodríguez Morales)

Un recorrido antológico por el “Parque del Amor”

CIMG6183

Recientemente tuve la fortuna de visitar la ciudad de Lima, Perú. Al saber que viajaría hacia ese lugar no pude evitar pensar que se trata del país que viera nacer a uno de los grandes poetas de nuestra América, César Vallejo. Cuando se lee tanto y se disfruta tanto leer, ocurre que uno piensa en los países asociándolos a sus autores. Sin duda, tenía previsto en mi viaje visitar algunas librerías de esa ciudad, como en efecto lo hice, encontrándome con lugares inolvidables como la Librería Sur y la Librería El Virrey (en su sede en Miraflores); en realidad, contaba con la probabilidad de encontrar buenas librerías. Con lo que no contaba, pues no sabía de su existencia ni había llegado a mí comentario alguno al respecto, es con que encontraría un lugar lleno de poesía llamado “El Parque del Amor”, en el distrito de Miraflores, en el que hay un conjunto de banquetas con mosaicos en que están inscritos versos de poetas peruanos y extranjeros, como el propio César Vallejo, Blanca Varela y Vicente Huidobro. Así, se me ocurrió hacer una secuencia fotográfica en este parque, la cual quiero compartir con los lectores de este blog y que he titulado “Un recorrido antológico por el “Parque del Amor”, en la ciudad de Lima, Perú”, que encontrarán a continuación en un archivo pdf. para su mejor visualización. Que lo disfruten.

Un recorrido antológico por el “Parque del Amor”, en la ciudad de Lima, Perú

Una buena novela de Patricio Pron

ppepssll

Recientemente leí la novela “El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia” (Mondadori, 2012), del escritor argentino Patricio Pron (Rosario, 1975); y me ha gustado bastante no sólo la interesante historia que se nos cuenta sino también la sólida y directa narrativa que utiliza Pron para hablar sobre dos temas ciertamente sensibles y que ha entrelazado muy bien, a saber, la época terrible de la dictadura argentina y su saldo de desaparecidos, y la relación entre un padre que luchó contra esa dictadura y su hijo que intenta escapar de toda esa realidad yéndose a Alemania, país del que tiene que regresar ante el decaimiento de salud del padre y la posibilidad de su muerte. Es así como Pron va contando todo un entramado acerca de quién es su padre realmente y si alguna vez lo conoció o solamente tenía una visión superficial de él, cuál es la relación de su padre con un tal Burdisso, un tonto faulkneriano que ha sido asesinado, y a su vez qué tiene que ver con semejante historia una muchacha desaparecida muchos años atrás durante la dictadura; todo esto mientras intenta, a su vez, desentrañar quién es él mismo y por qué ha intentado olvidar completamente su pasado e incluso los años que ha vivido en Alemania entre visitas a un psiquiatra y frascos de pastillas con una serie de graves efectos físicos y psicológicos. Por su parte, Pron incorpora de vez en cuando algunas dosis de humor que también resultan agradables, como el momento en el que se refiere a Maradona como una “caricatura obesa y envejecida de un futbolista” que “tenía una camiseta que llevaba impresa una fotografía de él mismo en otras épocas, una fotografía que aparecía monstruosamente desfigurada por la panza del futbolista y exhibía una pierna exageradamente grande, un torso curvo y estirado y una mano enorme, que golpeaba una pelota para convertir un gol en un Mundial cualquiera”. Se trata de una novela breve, amena y que sin duda recomiendo a los lectores de este modesto blog.

A 50 años del adiós de Sylvia Plath

splath

Hoy, 11 de febrero de 2013, se cumplen 50 años de la muerte de una de las más importantes y reconocidas poetas estadounidenses, Sylvia Plath, quien se suicidó en la gélida mañana londinense del 11 de febrero de 1963, a la edad de 30 años, habiendo nacido en Boston el 27 de octubre de 1932.

La muerte a tan corta edad de un escritor, más aún cuando se trata de una muerte por suicidio, plantea siempre el debate acerca de su obra, en el sentido de cuánto más pudo haber escrito y de cuánta más calidad pudo haber sido su producción, pero también conlleva la pregunta en torno a si el hecho mismo del suicidio no es el elemento en virtud del cual su obra llega a trascender.

Sin duda el que un autor decida poner fin a su vida resulta un factor que llama la atención, pero eso no implica que su obra sea considerada buena o mala desde el punto de vista literario por ese solo hecho. Al menos brinda la oportunidad, eso sí, de que la gente lea los textos, y de allí se verá si los mismos tienen o no esa esencia que no se sabe muy bien qué es (una especie de “je ne sais quoi”), que determina la durabilidad en el tiempo y en el espacio de tales textos.

En el caso de Sylvia Plath, más allá de las críticas que de su “popularización” emiten algunos “académicos”, estamos, en opinión de quien escribe estas palabras, ante una obra poética de profunda honestidad, calidad literaria, consistencia y una indudable fuerza derivada del uso de imágenes que logran transmitir lo sentido por la autora, lo que además ha querido llevar al papel para dejar testimonio de ello. Así, muy difícilmente, al hablar hoy en día de poesía escrita en inglés, pueda dejarse por fuera el nombre de Sylvia Plath, y no por los poemas que escribió durante los últimos meses de su vida (muchos de ellos recogidos en “Ariel”), sino, efectivamente, por su obra poética en conjunto, que abarca también su primer poemario “The Colossus and other poems” (El Coloso y otros poemas), e incluso los poemas de su Juvenilia (como se conoce a los poemas de juventud de un autor).

La existencia de este blog, dedicado principalmente a la poesía, me permite rendir un más que modesto y sin duda pequeño homenaje a la memoria de Sylvia Plath, cuyos poemas he leído y releído tantas veces, además de su única novela, “The Bell Jar” (La campana de cristal) y su increíble diario (más poesía que prosa, por la manera en que está escrito), que se complementa con un tomo que reúne las cartas que escribiera la poeta a su madre.

Así, con ocasión de cumplirse hoy 50 años de la desaparición física de Sylvia Plath, para recordarla e invitar a la lectura de su obra, comparto con los lectores de este depósito de objetos perdidos la traducción que hice del poema “Mad girl’s love song” (Canción de amor de la muchacha loca), texto que, si bien cuenta con varias versiones en español, quise traducir según mi propia visión de lo que la poeta bostoniana expresó en el original, con el ánimo, además, de trasladar lo más posible la estructura y el ritmo del poema, el que, valga la acotación, pertenece a la Juvenilia, lo que, como se dijo antes, muestra la genialidad que acompañó en todo momento a Sylvia Plath.

 

Mad girl´s love song

 

“I shut my eyes and all the world drops dead;

I lift my lids and all is born again.

(I think I made you up inside my head.)

 

The stars go waltzing out in blue and red,

And arbitrary blackness gallops in:

I shut my eyes and all the world drops dead.

 

I dreamed that you bewitched me into bed

And sung me moon-struck, kissed me quite insane.

(I think I made you up inside my head.)

 

God topples from the sky, hell’s fires fade:

Exit seraphim and Satan’s men:

I shut my eyes and all the world drops dead.

 

I fancied you’d return the way you said,

But I grow old and I forget your name.

(I think I made you up inside my head.)

 

I should have loved a thunderbird instead;

At least when spring comes they roar back again.

I shut my eyes and all the world drops dead.

(I think I made you up inside my head.)”

____

____

Canción de amor de la muchacha loca

 

“Cierro mis ojos y el mundo todo cae muerto;

Levanto mis párpados y todo nace nuevamente.

(Me parece que te inventé en mis pensamientos.)

 

De rojo y azul, un vals las estrellas van haciendo,

Y la arbitraria oscuridad ya entra galopando:

Cierro mis ojos y el mundo todo cae muerto.

 

Soñé que me acostabas por un encantamiento

Que me cantabas cual lunático, besándome alocado.

(Me parece que te inventé en mis pensamientos.)

 

Dios cae desde el cielo, se apagan las llamas del infierno:

Salen los serafines y los hombres de Satán:

Cierro mis ojos y el mundo todo cae muerto.

 

Del modo en que dijiste imaginaba tu regreso,

Mas he envejecido y he olvidado tu nombre.

(Me parece que te inventé en mis pensamientos.)

 

Debí haber amado en cambio un pájaro de trueno;

Al menos al llegar la primavera ellos rugen nuevamente.

Cierro mis ojos y el mundo todo cae muerto.

(Me parece que te inventé en mis pensamientos.)”

 

(Traducción de Alejandro Rodríguez Morales)

Clarice Lispector sobre el oficio de escribir

clarice-lispector-escrivendo

Recientemente terminé de leer el interesante libro “Un soplo de vida”, de Clarice Lispector. Se trata de una obra con una estructura peculiar, en tanto la autora crea un personaje (Ángela) con quien va alternando la escritura, pues no se trata de un diálogo como pudiera pensarse a primera vista. Así, vamos leyendo las reflexiones de la autora (que se cambia de género y habla en masculino) y las de Ángela (que es la propia autora con una voz alterna de la que, sin embargo, no difiere demasiado). De este modo, la autora nacida en Ucrania pero residenciada (y nacionalizada) en Brasil (donde murió en el año 1977), nos introduce en su mundo, mediante esas dos voces, con pensamientos agudos y honestos. Gran parte de esos pensamientos tienen que ver concretamente con el oficio de escribir y transmiten lo que la autora siente (explícita o implícitamente, según la voz que toma el turno), acerca de dicho oficio, que, según nos va revelando, puede llegar a ser tan destructivo como terapeútico. Puede añadirse que este breve libro fue escrito por su autora poco antes de morir y estuvo inédito en castellano hasta 1999. Se trata de una lectura recomendada para quien desea conocer el tipo de oleaje que puede haber en el enigmático mar de un escritor o, en este caso, una escritora. Como invitación a la lectura de este libro aprovecho el espacio de este blog para presentarles algunas citas de “Un soplo de vida” de Clarice Lispector (Ediciones Siruela, 1999) sobre el oficio de escribir:

“Escribo como si fuese a salvar la vida de alguien. Probablemente mi propia vida. Vivir es una especie de locura que la muerte comete”.

“Soy un escritor que tiene miedo de la celada de las palabras: las palabras que digo esconden otras”.

“Para escribir tengo que instalarme en el vacío. Es en este vacío donde existo intuitivamente”.

“Escribo como escribo, sin saber cómo ni por qué: escribo por fatalidad de voz”.

“Escribo para nada y para nadie. Si alguien me lee será por su propia cuenta y riesgo”.

“Estoy escribiendo porque no sé qué hacer de mí. Es decir: no sé qué hacer con mi espíritu”.

“Una vida dura es una vida que parece más larga”

“Escribo para librarme de la difícil carga de ser una persona”.

“Escribir es una piedra lanzada en lo hondo del pozo”.