De comienzos y finales

Estamos cerca del final de este año 2012, e incluso, según una peculiar y sensacionalista interpretación del calendario maya, también del mismísimo final del mundo. Sin embargo, he decidido comenzar, en estos días finales del año, a escribir en este blog que recién he creado y que el capricho ha querido que lleve por nombre “Depósito de objetos perdidos”, lo que tiene que ver con algún poema que escribí en cierta ocasión y que luego colocaré aquí (a saber, cuando lo encuentre), y con algunas imágenes que mi inconsciente me dice que se ajustan perfectamente a lo que representa este blog. La idea me había dado vueltas en la cabeza desde hace mucho (quizá por eso mismo ya debía estar cansada la pobre), y aprovechando que llevo tiempo familiarizado con los blogs (pues desde el 2001 mantengo uno sobre temas técnicos propios de mi “modus arepandi”, vale decir, mi actividad profesional de abogado), me pareció que era tiempo de utilizar esta misma plataforma para dejar en algún lugar de este inmenso espacio que es Internet, algunos de los textos (a los cuales quisiera llamar poemas) que he ido escribiendo durante años (en paralelo a los textos jurídicos o legales que también he escrito y que de hecho han dado lugar a la publicación, hasta este momento, de once libros). Me di cuenta, y lo ratifico ahora que lo veo escrito, que había dejado de lado, no en la intimidad pero sí hacia el exterior, esa parte literaria que tanto me ha dado (particularmente cuando leo, más que cuando escribo, ya que la lectura es un ejercicio que se puede hacer en casi cualquier momento y lugar, y que permite la reflexión y la quietud – algo tan necesario en tiempos convulsionados y tensos como los que vivimos-, especialmente si se lee poesía). Es así como, colgando el saco y quitándome la corbata (imaginariamente apenas), espero ir alimentando este depósito de objetos perdidos, tanto con mis poemas como con poemas de otros cuya lectura he disfrutado y quiero compartir o simplemente con cualquier comentario que se me ocurra y que tenga que ver con literatura, música o cine, por lo que, de algún modo, puede tomarse como una suerte de bitácora o diario personal. Aquí comienzo este blog al final de un año en el que se dice llegará el final del mundo, por eso mejor no dejar para mañana lo que puede hacerse desde ya.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s